QORA JOURNAL

BIENESTAR

ESENCIA DEL ALMA

El brillo de lo que realmente importa

La mayor parte de nosotros –en algún momento- ha caído en el círculo vicioso de compararnos con alguien. Un camino tumultuoso que nos conduce a perdernos y olvidar nuestro propio valor. Posiblemente, lo más doloroso que podría hacer una persona –en perjuicio de sí misma- es establecer una nociva inspección de sus “defectos” frente a un espejo

Creemos que solamente las personas con una rutina cotidiana, como la mayoría de nosotros, ha tenido aquella sensación de no ser lo suficientemente bueno para alguien o para algo. Un pensamiento que dista mucho de lo que pasa en realidad, como nos lo comenta la modelo colombiana Sara Vega. Quien, a pesar de participar activamente en el rubro de la moda, ha reconocido poseer inseguridades como cualquier ser humano. Llevándola así, a un arduo trabajo de introspección y construcción de empoderamiento que siempre se encuentra en constante crecimiento.

Claramente, este no es un proceso que se pueda obtener de la noche a la mañana. Algo que Sara sabe muy bien. Quien por un tiempo persiguió la concepción de entrar en el ideal del cómo debe verse una chica latina. Desairando su contextura delgada y dificultad de subir de peso. Algo que, dañinamente, algunas agencias de modelaje en su momento también le comentaron. 

Es ante esto que Sara comenzó a entender del cómo debería enfocar su carrera dentro del modelaje. Buscando participar solo con personas y dentro proyectos que compaginen con lo que ella realmente está buscando: sentirse apreciada por como es. Logrando de esta forma, hacer pases con su profesión sin la necesidad de cambiar su esencia. Dándose cuenta de que son esos pequeños rasgos que la hacen única, lo que la convierte bella a su manera.

Encuentra la nota completa en ILUSIÓN ISSUE II

La mayor parte de nosotros –en algún momento- ha caído en el círculo vicioso de compararnos con alguien. Un camino tumultuoso que nos conduce a perdernos y olvidar nuestro propio valor. Posiblemente, lo más doloroso que podría hacer una persona –en perjuicio de sí misma- es establecer una nociva inspección de sus “defectos” frente a un espejo
Creemos que solamente las personas con una rutina cotidiana, como la mayoría de nosotros, ha tenido aquella sensación de no ser lo suficientemente bueno para alguien o para algo. 

Un pensamiento que dista mucho de lo que pasa en realidad, como nos lo comenta la modelo colombiana Sara Vega. Quien, a pesar de participar activamente en el rubro de la moda, ha reconocido poseer inseguridades como cualquier ser humano. Llevándola así, a un arduo trabajo de introspección y construcción de empoderamiento que siempre se encuentra en constante crecimiento. 

Claramente, este no es un proceso que se pueda obtener de la noche a la mañana. Algo que Sara sabe muy bien. Quien por un tiempo persiguió la concepción de entrar en el ideal del cómo debe verse una chica latina. Desairando su contextura delgada y dificultad de subir de peso. Algo que, dañinamente, algunas agencias de modelaje en su momento también le comentaron.

Es ante esto que Sara comenzó a entender del cómo debería enfocar su carrera dentro del modelaje. Buscando participar solo con personas y dentro proyectos que compaginen con lo que ella realmente está buscando: sentirse apreciada por como es. Logrando de esta forma, hacer pases con su profesión sin la necesidad de cambiar su esencia. Dándose cuenta de que son esos pequeños rasgos que la hacen única, lo que la convierte bella a su manera.

Encuentra la nota completa en ILUSIÓN ISSUE II

CRÉDITOS

Redacción: Diana Dávila León

Modelo: Sara Vera

Fotografía: Armando Rodríguez

Dirección de Arte: Marte Díaz

MUA: Micaela Linares

Edición: Qora Journal